Santiago J. Rubinstein

Rubistein

Hasta siempre querido Santiago

Los integrantes de la Sociedad Argentina de Derecho Laboral (SADL), de  ARTRA-ILERA, de la Maestría, el Doctorado y de IDEIDES-UNTREF, despiden al querido Fundador y Presidente Honorario de la SADL el Dr. Santiago J. Rubinstein.
Queremos hoy rendir un homenaje a este gran hombre caracterizado por su humildad, que ha dedicado su vida al Derecho del Trabajo.
A fines de los años ochenta, este discípulo de Krotoschin y Deveali (maestros que prologaron sus obras) fundó la Sociedad Argentina de Derecho Laboral (SADL), la entidad dedicada al Derecho Laboral con mayor cantidad de socios en el país, de la que es hoy presidente honorario.
El Dr. Santiago J. Rubinstein fundó la SADL para defender el derecho laboral protectorio cuando el mundo se dirigía hacia una década de flexibilización y neoliberalismo.
Acercó la literatura a los abogados convenciendo nada menos que a Jorge Luis Borges de ir a su encuentro- Condensó en una sola obra todo el material existente en materia de baremos utilizados para medir mermas de la capacidad psicofísica para el trabajo y transformó en un clásico su libro: el “Código de Tablas de Incapacidades Laborativas”.
Como Fundador y Presidente honorario de la SADL fue un ejemplo a seguir y un pilar junto a Estela Ferreiròs, Pedro Núñez y Julio Grisolia en el crecimiento de la SADL y su activa participación en los Congresos, jornadas y eventos llevados a cabo en los últimos 30 años.
Este año, en el que se celebra el 30º aniversario de la SADL, también es un momento propicio para rendirle una vez más un homenaje.
Al cumplirse los 20 años de la SADL se le hizo entrega de una plaqueta de reconocimiento por su intachable labor, se presentó un libro en su homenaje, en el que escribieron prestigiosos académicos, y la Dra. Estela Ferreirós le dedicó unas sentidas palabras que hoy vale reproducir: “Abogado de la matrícula -como suele decirse-, escritor, autor de diversos libros que nos permiten adentrarnos en el concepto de dolor, en las tablas para su valoración, en algún diccionario jurídico, y a la vez, en el mundo de sombras y riquezas de Jorge Luis Borges a quien entrevistó como abogado y para abogados.
Hace 20 años, ese pequeño gran hombre, se atrevió, en tiempo tumultosos social y políticamente, a traer al mundo una sociedad que tuviera por objeto el desarrollo del Derecho del Trabajo, con un enfoque plural. Y, a la vez, es buenos recordar, que nunca abandonó su creación y que aún hoy permanece entre nosotros con el hombro dispuesto a brindarlo para lo que fuere necesario.
Rubinstein es, debe decirse, un hombre de perfil bajo, como se suele afirmar hoy, pero a la vez, es un hombre capaz de recorrer los más espinosos caminos en defensa de sus convicciones”.
Quienes, merced a su generosidad, hoy integramos la SADL, y fuimos elegidos por él para continuar con su obra, no dudamos en querer seguir sus pasos, en pedirle que nos siga acompañando y, al mismo tiempo, queremos decirle: GRACIAS POR SU EJEMPLO Y POR SU LEGADO.