Estela M. Ferreirós

By | 7 agosto, 2013

por Alfredo Garrido*

Ferreiros

 

Me hace felíz tanto una tarde de sol, como una lluvia. Hace mucho ya que descubrí que la felicidad se construye y desarrolla dentro de mí y no fuera.

Ud, a diferencia de la mayoría de sus pares del fuero, obtiene gran atención por parte de los medios periodísticos, tanto los especializados en temas jurídicos como los de información general. ¿A qué se debe?

Realmente no sé si es así, aunque debo reconocer que me consultan con frecuencia de radios, diarios y revistas, tanto en la Ciudad de Buenos Aires, como en el Interior, y lo adjudico a la actividad que desarrollo, tanto en la docencia, como en conferencias, grupos de estudio, publicaciones, etc.

¿Le ha sido difícil compatibilizar la vida familiar (roles de esposa, madre) con el profesional?

De ninguna manera, siempre he podido disfrutar de mi marido, de mis hijas y del resto de mi familia; es más, generalmente el lugar de reunión familiar es nuestra casa, tanto para los festejos navideños, como para los cumpleaños y las reuniones con amigos. Agradezco a Dios la hermosa familia que tengo, y, a la vez, debo reconocer que ellos me han alentado y acompañado permanentemente en mi vida profesional.

¿Y llegar? ¿Cuesta todo más siendo mujer, como dicen otras mujeres destacadas del derecho y la política?

Creo que no se llega nunca; la vida es un camino de proyectos y en mi caso, tengo colegas y amigos que me facilitan el mismo y me alientan cada día.

Me han contado una anécdota relativa a como se conocieron su marido y Ud, que tiene cierto parecido con la de los protagonistas de “El Secreto de sus ojos”. ¿Es cierta esa historia?

Seguramente se refiere a que la historia que relata la película  es copia exacta de lo que fue el principio del romance con mi marido. En el mismo escenario tribunalicio, con los mismos cargos, con las mismas dificultades cotidianas, que hace varias décadas eran preocupantes, y con las mismas coincidencias. De allí en más nació el amor que nos une y que nos permitió disfrutar de la crianza de nuestras hijas,  la elaboración y concreción de numerosos proyectos y que nos mantiene viva la esperanza de un futuro felíz. En fin, a veces comentamos que nos sentimos como si nosotros hubiéramos ganado también el Oscar.

Parece imposible manejar su trabajo y sus cátedras sin ayuda. ¿Quiénes son sus colaboradores principales en la universidad y en la Sala VII?

Por cierto, uno solo no puede hacer nada importante y debo confesar que después de varias décadas de profesión me siento premiada por la compañía de excelentes colegas y colaboradores. Comparto la magistratura con el Dr. Néstor Rodríguez Brunengo, hombre de destaca trayectoria, ya que nos quedamos solos en nuestro ejercicio del derecho judicial después del fallecimiento del Dr. Juan A. Ruiz Díaz. A continuación del paso por la Secretaría del Dr. Mi-guel Pérez, desempeña ese cargo con la misma eficiencia la Dra. Ana Otero. Un colaborador generoso y culto es el prosecretario Dr. Horacio Karpiuk, y también la prosecretaria administrativa Claudia Baños. En carácter de relatoras colaboran las Dras. Roxana Riveiro, Norma Murúa, Erica Clemente y María Eugenia Berecochea. En la Cátedra, la lista sería interminable, pero puedo dar a título de ejemplo,  los nombres de Julio Grisolia, Cristina Vázquez, Cecilia Reybet, Enrique Precedo, Daniela Ducrós, Jorge Danzi, Gabriela Kralj, Gabriela Montenegro, Norma Murúa, Ricardo Hierrezuelo, Ernesto Ahuad, Erica Clemente, Soledad Solorza  Uncos, Pablo Mordacci, Claudia Fernández Cornejo, Lilian Dixon, Luis Pietrani, Mercedes Cadierno, Raimunda Núñez, Viviana Dobarro, Nicolás Schick. Graciela Avallone, Alberto Vignes, Cecilia Goñi, Guillermo Schenone, Agustin Blassi y muchos otros que cada día brindan su grano de arena. Sería imposible nombrarlos a todos.

¿Y en la SADL? ¿Quiénes la auxilian en la conducción de la entidad?

En cuanto a SADL, somos un verdadero equipo que abarca desde su fundador el Dr. Santiago Rubinstein, caminador de pasillos de tribunales y hombre de búsquedas fecundas y novedosas como haber entrevistado a Borges en nombre de los abogados, pasando por Julio Grisolia, verdadero motor en permanente movimiento y jurista valioso que reúne también la calidad de gran organizador y difusor y creador de ideas importantes dentro y fuera del grupo. También trabaja en igual nivel Pedro Núñez, todo el cuerpo docente y administrativo de la Maestría que dictamos, y de todos los demás cursos que abarcan todo el país.No es fácil ni frecuente encontrar un grupo que se mire y se entienda como éste, y que la vez se oriente hacia las mismas metas. Queremos profundizar y difundir el derecho del trabajo, aprovechando a los maestros e incorporando a los jóvenes actuales.

He entrevistado a otros miembros de la SADL en el marco del programa televisivo Alto Nivel –entre ellos, Rubinstein y Grisolia–, que le tienen gran afecto, respeto profesional y se sienten orgullosos de que Ud aceptara la presidencia de la SADL. ¿Cómo la convencieron?

En rigor de verdad es imposible decirles que no a esos dos hombres que no sólo me han honrado con la propuesta, sino que me acompañan con trabajo constante, porque, sinceramente, lo que a los tres nos interesa es la difusión del derecho, su enriquecimiento y la profundización de las ideas jurídicas, con profundidad jurídica y, a la vez, con la alegría de poder hacerlo.

¿Cómo ve el panorama que ofrece hoy el derecho laboral? ¿Cuáles son – a su ver- los grandes temas que se vienen?

El derecho todo, y particularmente el derecho laboral, ha tenido en los últimos años un viraje positivo  en el mundo entero y particularmente en la Argentina. Una orientación, que acompañan también otros países europeos, hacia la profundización de los derechos fundamentales, un nuevo rol de la dignidad humana y la vigencia efectiva de los derechos humanos.El derecho que se viene, tiene que ser, y de hecho ya está ocurriendo, con hondo contenido humano y social.

¿Quiénes fueron sus maestros?

Mis maestros fueron muchos, tal vez porque siempre tuve muchos deseos de aprender.  En la Argentina hemos vivido el lujo de profesores de primera línea que yo pude disfrutar y apreciar; recuerdo a Borda, Llambías, Spota, Abelardo Rossi, Bidart Campos, Horacio Romanelli, Warner Golschmidt, todos profesores que me iluminaron con sus clases presenciales en la Facultad de Derecho. Después la vida me premió con las enseñanzas de sobremesa de Daniel Monzón, donde se formó el grupo de Cristina Vázquez, De Virgilio, Milton Rainolter, Eduardo López Palomero, mi marido Jesús María Olavarría, Susana Marigo, Elisa Fenochieto, y tanto otros. También me enriquecí con los encuentros, en las clases, y en los multitudinarios congresos en la FAES dirigida por Juan Carlos Fernández Madrid, en la incondicional compañía de Amanda Caubet y pude compartir en España, en Francia,  en Guatemala, entre otros países, y en todas y cada una de las provincias argentinas, la sabiduría de sus gentes de derecho.

Conociendo que Ud es experta en el tema ¿Qué opinión le merece el proyecto de ley para asimilar a las trabajadoras domésticas al régimen de la LCT?

Se remitió el proyecto de ley del personal de casas particulares, en reemplazo del decreto  ley que regula el personal doméstico, y esto muestra que se pueden ir dejando en el camino los resabios que quedan de regulaciones medievales en las que cotidianamente no reparamos porque nos hemos acostumbrado, pero que significan una mirada distinta sobre la dignidad de las personas. Y eso en derecho no es poco.

Supongo que su vida no es sólo su familia y el derecho laboral. ¿Cuáles son sus pasiones?

Mis grandes amores son mi familia, mis amigos y el derecho, pero disfruto la lectura, el teatro, el cine, la poesía, los viajes (hemos recorrido con mi marido una gran parte del mundo) y me hace felíz tanto una tarde de sol, como una tarde de lluvia. Hace mucho ya que descubrí que la felicidad se construye y desarrolla dentro de mí y no afuera.

Conclusiones

La presidenta de la SADL (primera mujer en ocupar ese cargo en la historia de la entidad) no siente que, por el hecho de serlo, haya tenido que batallar más para alcanzar sus impresionantes logros profesionales y académicos. Tuvo y tiene la fuerza para encarar los desafíos. Pero no fueron esas conquistas en los claustros eruditos lo que más impacta de ella, sino descubrir que detrás de esa mujer de fuerte personalidad y discurso resuelto, hay una persona que disfruta de su familia y amigos tanto o más, me atrevo a decir, que de sus éxitos profesionales. En otras palabras, los roles de liderazgo que optó por asumir no hicieron mella en su sensibilidad de mujer, ni en su preocupación por aquellos que ama. Tampoco en la elegancia y coquetería que la caracteriza, aunque no cae por ello en la fatuidad. Sabe que en el mundo del derecho, todo se trata de partir de utopías y terminar construyendo realidades, y que esa es una tarea que insume tiempo y esfuerzo, que acaso nunca termine. Pero ella tiene la fuerza, y lo sabe. Ferreirós es la Abeja Reina, y sus seguidores son un grupo muy heterogéneo, compuesto por aquellos que la consideran una maestra o un referente, los que la adoran casi fanáticamente, y los que la quieren de verdad y la ven como  una amiga, una hermana o una madre.

Reportaje a cargo de ALFREDO GARRIDO: PERIODISTA, PRODUCTOR Y CONDUCTOR del Programa de Televisión “ALTO NIVEL” que se transmite en Buenos Aires, Gran Buenos Aires y 375 Emisoras del interior del país por CABLEVISION y MULTICANAL (Canal 13 – METRO) los sábados a las 17 horas y los domingos a las 16.30 hs.. Alfredo Garrido supervisó y dirigió la nota que se sustenta en entrevistas, encuentros, reuniones, material acopiado y opiniones recabadas por estudiantes de periodismo y comunicación social.

 

Ver otros reportajes

BOTON-JULIOBOTON-RUBI BOTON-PEDRO BOTON-AHUADBOTON-FERA

BOTON-HIERREBOTON-MARIABOTON-BIRENBOTON-LILI BOTON-ELEO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *