CONCLUSIONES PREVIAS DEL VIII CONGRESO NACIONAL DE DERECHO LABORAL DE LA SADL – JUNIN. 14, 15 Y 16 DE OCTUBRE DE 2010

By | 17 febrero, 2010

 

• Los Derechos Humanos resultan de plena vigencia en el Derecho del Trabajo y -por naturaleza- son inderogables, imprescriptibles y progresivos.

Los jueces argentinos deben aplicar el Convenio Nº 158 de la OIT, a todos los aquellos despidos violatorios de los Derechos Humanos.

Resulta de suma importancia estar advertido de la gravedad de la violación de los cinco incisos del Convenio 158 de la OIT, a los efectos de valorar la misma con presuntiva inclinación a entender que se han violado los Derechos Humanos del trabajador.

Los Derechos Humanos tienden a obtener una mejor calidad de vida de todos los habitantes y deben profundizarse y aplicarse como derechos vigente actual que ilumine todo el espectro de los derechos internos, ya que desde su perspectiva, resultan transcendentales estos últimos.

 

• Los daños a la salud que se producen con motivo o en ocasión del trabajo deben ser reparados con indemnizaciones justas.

 

• La pobreza genera problemas diversos, entre ellos la insuficiencia de generación de empleo y ello conduce -necesariamente- a la búsqueda de soluciones urgentes.

 

• El Estado debe reasumir efectivamente su rol de garante de las relaciones laborales y fiscalizar el cumplimiento efectivo de las normas y sancionar su incumplimiento para reducir la informalidad y los abusos en el sector formal.

 

• Nuestra sociedad tiene cuentas pendientes en relación al fenómeno de la discriminación, y falta mucho por hacer, en especial en el plano educativo, por lo que deben abrirse las puertas a un nuevo enfoque social y cultural.

Existe un concepto no profundizado aun, de discriminación institucional, que deviene abarcativo de la sociedad toda y puede llegar a cambiar el rumbo de todo un país.

 

• La celeridad en los procesos judiciales y la independencia y eficiencia de la Justicia del Trabajo son esenciales en la dinámica de las relaciones laborales y en la política laboral.

 

• No se puede desconocer que las PYMES -que deben ser identificadas con criterios objetivos y uniformes-, son las mayores generadoras de empleo en nuestra sociedad.

 

• En el tema de la trata de personas, muchos derechos básicos de hombres, mujeres y niños son violados, como ser el derecho a ser libre de todas las formas de discriminación.

Los que sufren esta situación son doblemente víctimas, dado que -por un lado- lo son de un sistema que los condena a la pobreza y la marginalidad. Pero además, y en función de ello, vuelven a ser víctimas de quienes se aprovechan de su situación, sometiéndolos a la más extrema explotación laboral o sexual.

 

• Algo se está modificando en el sistema de protección contra el despido arbitrario que prevé nuestra legislación respecto de la actividad privada en los casos en los que nos encontramos ante la violación lisa y llana de derechos constitucionales, personalísimos y humanos que permiten acudir a una solución distinta de la normada en el art. 245 L.C.T., porque ésta no contempla estos supuestos de gravedad extrema que caen en el ámbito de los tratados internacionales de Derechos Humanos y los arts. 14 bis, 16 y 75, inc. 22 de la Constitución Nacional y 9, 17 y 81 de la Ley de Contrato de Trabajo.

 

• Los cooperativas son una excelente forma de desarrollo del trabajo en colaboración con ingredientes importantes de solidaridad, teniendo, eso sí que estar atentos a que no se infiltre el fraude.

 

• En los tiempos que corren son parte del ámbito de aplicación personal del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social las minorías entre ello, los indígenas que no pueden estar ausentes de los planes que prevé asistencia ante las carencias generales.

 

• El trabajador además de ser un ciudadano como todos los demás, goza de un estatus propio que es la tutela específica que le confiere el art. 14 bis de la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales.

 

• En cuanto a los trabajadores jóvenes, la nueva Ley de Pasantías representa una mejora en relación al instituto en su versión noventista, pero debe ser evaluada con prudencia, para no desvirtuar su finalidad eminentemente formativa.

 

• Para muchos trabajadores, lo que verdaderamente sienten que hace que quede marcada su huella en la historia, es el trabajo; y es consecuencia de ello ser sumamente cuidadoso y prudente a la hora de cuantificar el daño que cualquier evento dañoso haya podido perpetrar en su físico o en su psiquis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *