Alberto Chartzman Birenbaum

By | 8 agosto, 2013

por: Alfredo Garrido

Biren color Final

 

Cuéntenos su trayectoria y su relación con el derecho del trabajo

Uyyyy!!! si el flequillo se ha caído ha sido por algo…. Comencé como docente en la UBA allá por el año 1988, de la mano del recordado Dr. Julio Martínez Vivot, compartiendo la epopeya con el Dr. Roberto Izquierdo y el Dr. Carlos Aldao Zapiola. Como pareció que el hombre tenía hilo en el carretel (todavía tengo y de sobra) luego fui convocado para integrar el claustro de la Universidad de Belgrano. Allí, con la impronta de los “paquetudos de entonces” y de la mano de Avelino Porto recorrí varios años la Ciudad universitaria de la calle Zabala y luego vinieron otros contactos: Rodriguez Mancini quien me nombra su adjunto interino en la UBA, mi carrera docente también en la UBA que me permitió escalar posiciones e investigar sobre lo que me apasionaba, este derecho creado para posicionar al hombre como centro del sistema.

Tengo entendido que es profesor de la Universidad Kennedy

Sí, luego vino la Universidad John F. Kennedy, donde actualmente revisto, y donde desde 1999 soy adjunto titular. Tal vez lo más notable fue cuando me convocaron desde esta Universidad para representar a la Argentina en el año 2000 en el XVI Congreso Mundial de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, en un panel donde mi ponencia fue elegida oficialmente. El tema era “La huelga en los servicios esenciales”. Una experiencia inolvidable, no sólo por el lugar donde tuvo su sede- Jerusalen- sino por los contactos con Jean M. Servais, Pla Rodríguez, etc. Y así fueron sucediendo cosas maravillosas en distintos eventos, mi cada vez mayor dedicación a la docencia y también a escribir en revistas especializadas.

¿Como se genera su vínculo con la Maestría de la UNTREF y la SADL y las Diplomaturas de ARTRA?

Bueno, esto ha sido una anécdota que la voy a hacer corta. En la Kennedy conocí a Julio Grisolía, nos hicimos amigos rápidamente, cuando compartimos mesas de exámenes finales. Al poco tiempo me invita a disertar en la Maestría, y lo digo francamente, no le daba mucha bolilla- es decir le contestaba que lo vería, etc. El hombre probo, si los hay, insistía y Birenbaum ni aflojaba. Hasta que finalmente, porque a tenacidad nadie le gana a mi querido Julio, vuelve a insistir y me captura para una fecha allá por el 2003/2004 y según sus dichos fue tal el éxito de mi clase que no me dejó partir. Me capturó, lisa y llanamente, pero en un sostenido crecimiento que es lo más deseado que le puede ocurrir a quien tiene pasión, como en mi caso por lo que hace. Eso fue abriendo paso a las sedes de la Maestría en el interior y las Diplomaturas de ARTRA, donde era número puesto en todos lados, con el privilegio de disfrutar mis clases y ver cómo la gente me brindaba su afecto y admiración. Hasta hoy, sigo felíz con este privilegio.

¿Que lo une a Julio Grisolia?

Qué puedo decir. Además de la corta anécdota de paso por la Kennedy. Hoy con Julio, siento que es mi hermano, el que no tuve y quise tenerlo. Porque Julito está presente en todo. Es generoso, se pone feliz viendo cuando uno es feliz, y si nos va bien lo disfrutamos. Tenemos una química que hemos conservado a través del tiempo. Me tiene presente en todos sus proyectos. Siempre apuesta conmigo y compartimos un vínculo formidable. La verdad, Julio “es lo más”, lo quiero muchísimo. Le debo a Julio todo lo que soy académicamente, porque me ha brindado el espacio para expresarme y continuar en esta, como decía, pasión por la enseñanza.

¿Todos comentan que es un docente de alma. ¿De dónde surge ese gusto?

Si es cierto, no sé surge cuando me fui redescubriendo a mí mismo y me fui dando cuenta de todo lo que podía dar. Siempre buceo para estar actualizado. Soy hiperresponsable y no me permito dar una clase si no tengo el material al toque de lo último que debo transmitir. La gente lo agradece permanentemente. A esta altura es mi VIDA.

¿A quién admira? ¿Cuáles son sus referentes?

Además de Julio Grisolía, puedo citar a Barbagelata, Cabanillas, Carcavallo, Sarthou; entre otros.

¿Cómo ve la situación actual del Derecho Laboral?

Tenemos un grado de conflictividadalto. Hay cruces, inereses contrapuestos entre el sindicalismo y el poder político. Hay asignaturas pendientes muy importantes, sobre todo en materia de trabajo decente, donde creo que aún es un paradigma de búsqueda. Leyes que el parlamento va sancionando en los últimos tiempos, no siempre responden al momento histórico que vivimos y produce efectos adversos. Aspiro a que tengamos paz social en un futuro mediato por el bien de los trabajadores, los empleadores y todos los actores sociales involucrados.

¿Qué hace en su tiempo libre? ¿Cuáles son sus hobbies?

Me gusta leer, escuchar música. Me gustaría hacer deporte pero no siempre tengo tiempo. Me encanta estar con amigos -compartir una cena- un espectáculo. Soy muy sociable. Colecciono corbatas ( cuando puedo comprarlas obvio); tengo 178 en uso ( 1/2 hora por día para elegir cual combino) y 39 en proceso de pedido del beneficio jubilatorio.

¿Hay alguna observación que quisiera agregar?

Por supuesto; se han olvidado que me han asignado el rol de gran bailarín, “bien ganado”. Congresos, fiestas de fin de año, etc, allí hacemos saltar los zapatos al compás de cualquier ritmo frenético, compartiendo con alegría, con mis queridos maestrandos y diplomandos a otro momento, donde la formalidad del docente da paso a esto que también es parte de la vida. Y que también a pesar de todo, tengo mi carácter; porque si algo no me gusta lo digo. Pobre Julito, a veces le llevo alguna pálida, pero como es amigo, siempre lo toma con onda.

Conclusiones

Bajo su fachada apacible, el Dr. Alberto Chartzman Birenbaum esconde una personalidad fuerte pero sincera. Sociable y amigo de sus amigos, este docente de alma no sólo enseña sino que es tutor de sus alumnos, y el vínculo que crea con cada grupo de estudiantes es su motor. Ese feedback con los educandos lo llena de satisfacción, dado que su pasión es la enseñanza, a tal punto que desde su incorporación es uno de los profesores mejor conceptuados por los alumnos de la Maestría de todas las sedes y las Diplomaturas. Memorioso y agradecido, recuerda a sus maestros con cariño y guarda un afecto especial con el Dr. Julio Grisolia. Aunque se toma sus responsabilidades muy a pecho, es una persona que también sabe hacerse un espacio para disfrutar del tiempo libre y los placeres de la vida.

Ver otros reportajes

BOTON-JULIOBOTON-RUBI BOTON-PEDRO BOTON-AHUADBOTON-FERA

BOTON-HIERREBOTON-MARIABOTON-FERREIROSBOTON-LILI BOTON-ELEO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *